Vibradores sexuales hakckeados | Top Site Webs

Vibradores sexuales hakckeados

Uno de los mayores problemas que plantea la Internet de las Cosas (IOT) es la seguridad de los dispositivos. Si toda nuestra vida está conectada en la red, es importante que sepamos lo seguros que estamos a salvo de intrusiones no deseadas de los ciberdelincuentes y curiosos.


En un acontecimiento de Seguridad En Las Redes, dos hackers neozelandeses han demostrado que muchos de los objetos que están conectados en la red no nos dan absoluta seguridad. Goldfisk y Follower, los dos avanzados informáticos, han conseguido hackear dos vibradores con conexión wifi y bluetooth.

Los prototipos son We-Vibe 4 Plus, de Standard Innovation, y WiFi / 3G / LTE. Estos dispositivos fueron creados para que las parejas puedan disfrutar del sexo incluso estando separados.

Su funcionamiento es sencillo: el aparato se activa a través de wifi o bluetooth cuando uno de los dos miembros de la pareja lo decide, controlándolo de forma remota a través de una app.

Según ha publicado The Guardian, después de la demostración de la conexión Goldfisk y Follower, los aparatos no son seguros y un hacker experimentado podría si quisiera controlarlos.

Este hecho hace crecer una infinidad de cuestiones de difícil tratamiento. Si un hacker decidiera controlar un vibrador de forma remota estaríamos asistiendo a un delito de violación y asalto sexual que no está debidamente tipificado en el código penal.

Además, tenemos que plantearnos que sucedería con la seguridad de otros dispositivos también conectados a la red.

Por otro lado los dos hackers mencionados, también han denunciado que los datos derivados de la app que gestiona el control remoto de estos vibradores es enviado a las empresas que lo han diseñado.

En este caso entramos pues en otro campo espinoso: la privacidad. En resumen, para que el IOT se implante queda todavía por trabajar en muchos aspectos que conciernen a la seguridad y a la privacidad.

Hasta que todos estos problemas no estén resueltos, esta tecnología no es fiable al cien por cien