Top Site Webs

Netflix una audiovisual muy rentable | Top Site Webs

<topsitewebs></topsitewebs> | Top Site Webs

Buscador

Netflix una audiovisual muy rentable

Netflix, la empresa de entretenimiento californiana fundada por Reed Hastings y Marc Randolph en agosto de 1997, con sede en Scotts Valley,  que mediante tarifa plana mensual provee multimedia por Internet y de DVD por correo que se remiten por medio de Permit Reply Mail, se ha convertido en una máquina de hacer dinero y, lo que es más importante, ha conseguido romper las reglas de un mercado que se iba a pique.

Si hace apenas un par de años, todas las voces comentaban que con la piratería a la industria audiovisual sería destruida, gracias a plataformas como la mencionada Netflix o Spotify, actualmente estos cánticos de sirena ya no se escuchan. Es por todo esto que de repente Netflix parece ser una de las empresas más rentables que se conocen en el mundo online.

Según los últimos datos de facturación, la compañía norteamericana ha ganado 373.400.000 de dólares limpios durante los tres primeros meses de 2017. Esto supone el doble respecto al mismo periodo del año anterior. En términos de facturación sucia Netflix llega en estos primeros 9 meses los 8.406.000 de dólares.

Teniendo en cuenta que en el 2016 facturó 6.353.000, estamos hablando de unos ingresos espectaculares. 
La compañía establecida en California ha encontrado la ecuación perfecta. Además de ofrecer series propias, dispone de un interesante catálogo de películas, series y documentales que le han hecho valer los más de 110 millones de subscriptores que tiene.


Estas no son las únicas formas que tiene la compañía de obtener beneficios puesto que Netflix vende sus series a televisiones de todo el mundo. Se trata pues de un modelo de negocio redondo. Puede ser que ya no hablamos de piratería, pero, el sistema de pago por visión de las plataformas streaming ha enterrado otro debate cuanto menos interesante.
En un mundo en el cual puede copiarse y reproducirse todo, por qué tenemos que pagar siempre que no hagamos negocio con la reproducción. Parece una pregunta tonta, pero no lo es.